El martes 7 de abril tuvimos nuestro primer desayuno virtual a través de Zoom. Dio inicio al Desayuno Diego Laje como conductor del evento, presentando los temas que actualmente son el centro de la agenda nacional e internacional. Durante el desayuno tuvimos 3 ejes de discusión, el infectológico, el sistema de salud y la economía. Contando con 3 reconocidos panelistas invitados:

Dr. Daniel Stamboulian
 Fundador de Stamboulian Servicios de Salud – Centro de Estudios Infectológicos.

Ing. Juan Carlos Villa Larroudet
 Presidente – Grupo OMINT



Dr. José Siaba Serrate
 Economista, consultor en economía y finanzas, columnista de Ámbito Financiero.

La discusión del desayuno estuvo centrada sobre qué está pasando en cuanto a salud, cómo está la infraestructura de Argentina para enfrentar la pandemia, en qué situación estamos y cómo se podrá hacer frente en los próximos ; un tema principal, cómo está la economía hoy de la Argentina y cómo estará a futuro post enfrentar la crisis.

Comenzó la exposición el Dr. Daniel Stamboulian relatando una breve historia de lo que pasó desde el principio con el Coronavirus, sus características, cuáles son las recomendaciones más importantes para su prevención, si existe o no tratamiento y cuáles serían y si se podrá controlar la infección a través de una vacuna.

Historia del Coronavirus.

El orador contó que el Coronavirus comenzó en diciembre en China como una nueva forma de neumonía que no se conocía, pero normalmente este virus era el causante de un resfrió común, pero al haber mutado el virus, lo hizo siendo muy agresivo. Este suceso es similar a lo que pasó en el 2002, el Sars con muerte por neumonía con el 20% de mortalidad, afectando a países como Canadá, pero a los meses el virus se fue.
El virus se presenta principalmente como una infección benigna para un 80% de la población, con una incubación de 2 a 14 días, haciendo una infección que muchas veces es asintomática, y otras veces se presenta con fiebre, dolor de garganta y tos. Este 80% hace pensar que la infección no es muy severa, pero luego tenemos un 20%, en los mayores de 60 años, que se desarrolla de forma más grave, como ser el caso del 10% que necesita respirador y es el más preocupante.
Hoy en día tenemos que tener en cuenta que existen 1.360.000 casos en todo el mundo, lo que era 80.000 inicialmente en China con una mortalidad de casi 75.000 personas.
Esto se expandió de forma tal que la OMS el 15 de marzo, declara que esto es una pandemia, esto significa que distintos continentes están afectados por este virus.
Por ejemplo en el caso de Europa, está España con 136.000 casos, Italia con 132.000 casos y con 15.000 fallecidos. Esto quiere decir que el foco de la infección se trasladó a Europa. Luego se trasladó a Estados Unidos, preocupándonos principalmente Nueva York que hizo que se extendiera a otras ciudades, ya que se calcula que en Estados Unidos están afectados más de 370.000 personas con más de 10.000 muertos.
La situación en Latinoamérica comenzó luego, y hoy vemos que hay países como Brasil tienen 12.000 casos con 569 muertos.

Situación en Argentina.

En Argentina la situación es que tenemos 1628 casos con 53 muertos, y comparándonos con otros países de Latinoamérica, vemos que hay otros países como Chile que tienen muchos más casos que nosotros como 4800 con solo 37 muertos. Por qué en la Argentina hay una mayor mortalidad es algo que se está estudiando.
Un hecho que fue muy importante en Argentina, fue la cuarentena. Cuando el presidente cerró los colegios y comenzó la cuarentena, nos pareció una medida muy acertada porque los países que la hicieron precozmente, como fue el caso de Corea del Sur, Japón, tuvieron un resultado muy positivo. Con esto vemos que la cuarentena es realmente necesaria, pero que trae grandes problemas económicos. Por esto esperamos pasar de la cuarentena total a ir poco a poco disminuyéndola.
Se cree que en Europa hubo tantos casos en Italia y España porque en las ciudades afectadas la gente era muy mayor, y esta infección se agrava en los mayores de 60 años.

Características del Coronavirus.

La infección en un 80% es benigna pero en el 20% en el que se hace importante se lleva a cabo algunos tratamientos que vale la pena destacar, como el uso de la Hidroxiquinolona, es una medicación que los reumatólogos la utilizan al igual que para la malaria. La Hidroxiquinolona junto a la Caletra es una antiviral anti HV, está dando muy buena respuesta en algunos pacientes. Estamos ante una infección severa pero con algunos tratamientos que pueden colaborar en controlar la infección.

Métodos de prevención.

Para prevenir la infección, lo más importante es conocer que este es un virus respiratorio que está muy poco tiempo en el aire. La principal recomendación es el lavado de mano con agua y jabón frecuentemente, aunque el alcohol en gel contribuye, el lavado es más efectivo.
El otro aspecto importante es el distanciamiento o aislamiento social, es necesaria una distancia a más de 1,80 metros de las demás personas, ya que esto hace que no se reciba la infección del otro.
El uso de barbijo no estaba indicado para todos pero parece que resulta útil, como en el caso de Italia que todos debieron utilizarlo o sino eran multados.
En cuanto a la limpieza, es importante saber que este es un virus de superficie, por lo que es importante limpiar con alcohol 70% mezclado con agua, la lavandina, 4 cucharadas de lavandina en 1 litro de agua.
La prevención es fundamental utilizando estas formas de cuidado.

Vacunas.

En relación a la vacuna, está trabajando mucho Bill Gate junto a 10 empresas. Pero recién se está probando en personas voluntaria y por lo menos lleva 1 año encontrar la vacuna para controlar este problema.
La esperanza que tenemos con el Coronavirus es que pase lo del 2002, que como vino se vaya, que mute y desaparezca. Nos entusiasma que haya bajado mucho en China y esperamos que siga bajando en todo el mundo.

Contamos con un segundo orador en el desayuno virtual, el Ing. Juan Carlos Villa Larroudet, Presidente del Grupo OMINT, quien expuso sobre si el sistema de salud está preparado o no para atender el desafío que tenemos por delante.

Para comenzar se mostraron estadísticas, como por ejemplo que la mayoría de las personas que tienen Coronavirus, se recuperan en un 95%.
En un 81% de los casos son leves, solo un 14% requiere tratamiento o antibióticos y un 5% tiene un estado crítico, necesitando asistencia respiratoria mecánica.
Llama la atención la mortalidad en cada uno de los países, sobre todo entre los vecinos europeos, Alemania por ejemplo tiene la tasa más baja de mortalidad a comparación de Italia, España y Francia.
Se está estudiando cuáles son los factores para que Alemania tenga tan baja la tasa de mortalidad y si suponemos que el virus es el mismo, tenemos 3 variables que afecta mucho la curva de contagios, la calidad y cantidad de la infraestructura sanitaria y el estado de salud de la población.
Conversamos sobre cómo aplanar la curva epidémica, si nosotros no hiciéramos lo necesario y dejáramos que el ciclo del virus siguiera, tendríamos un nivel de contagio tan rápido, que sobrepasaría la capacidad del sistema sanitario.
La cuarentena que tanto nos cambió nuestra vida diaria, hace que el sistema de salud pueda responder mucho mejor.
Todos los sistemas sanitarios están preparados para enfrentar sus picos anuales, el nuestro normalmente es con la gripe, durante 2 semanas en invierno.
El escenario sobre el que se está trabajando en Argentina es para 260.000 infectados, y el pico que se cree que será en la segunda quincena de mayo.
Se cree que cada millón de habitantes se va a necesitar 200 camas suplementarias de terapia intensiva y 400 camas de internación general, de las que utilizamos habitualmente. Nosotros necesitaremos 2000 camas para pacientes que requieran aislamiento.
En Argentina comparando con Latinoamérica, es de los que mejores notas tiene en cantidad de camas hospitalarias, tenemos 5 camas cada 1.000 habitantes, serían 163.000 camas de las cuales 50% son del sector privado y 50% del sector público. Los países que tienen mayores problemas tienen 8 camas cada 1000 habitantes.
Una de las restricciones más grandes que tenemos es las camas de terapia intensiva, que tenemos aproximadamente 8.500 camas y también el personal que requiere terapia intensiva es muy especializado. Un 65% de las camas de terapia intensiva pertenecen al sector privado.
Una de las ventajas que hemos tenido, es que el virus apareció más tarde por un tema de distancia y del clima, y esto nos dio tiempo para empezar a prepararnos y otra ventaja la dio la cuarentena.
Tanto en el sector público, como en el privado, se está trabajando para incrementar la cantidad de camas disponibles.
Hoy en día se suspendieron todas las internaciones que habían sido programadas y se pidió a la población que no se asista a los centros de salud de no ser necesario.
Un tema importante también son los respiradores, hoy en día se paró el comercio internacional de respiradores, porque cada uno de los países los va a necesitar. Nosotros tenemos fábricas, una está en córdoba. La producción en Argentina es de 800 respiradores por mes. Se está estudiando que se pueden usar el mismo respirador dos personas a la vez y hasta 4 personas a la vez.
Otro tema importante son los insumos, dividiéndolos en dos, uno son los reactivos para los testeos, que es muy importante que se tengan los materiales para que velozmente se detecte y la persona que tenga Coronavirus esté en aislamiento, aunque sus síntomas sean leves.
Un recurso muy importante son los recursos humanos, médicos y enfermeras, quienes saben que están expuestos día a día a un virus, y que pueden transmitírselo a sus familias. Hoy están bajo mucha presión y estrés en cada centro de salud. Cada personal de salud que se enferme, tenemos un cuidador o médico menos y un enfermo más y son personas que tenemos que cuidar y proteger mucho.
Enfermería es un puesto crítico, ya desde antes había un faltante, hoy se está buscando estudiantes de enfermería. Este es el recurso más escaso.
Se necesita hacer un sacrificio con el sector de salud para que pueda estar en la primera línea, se necesita un posicionamiento muy activo de parte del gobierno, en lo que es el tema impositivo. Habría que reducir todos los impuestos nacionales, provinciales y municipales, que afectan al sector de salud para que el sector pueda financiar todo este momento de exigencia. Tendría que haber créditos a tasa cero para poder pagar el capital del trabajo, los insumos y los recursos humanos.
En resumen, la infraestructura va a estar estresada, pero si no entramos en escenarios catastróficos en la pandemia, se va a poder responder con mucho estrés, pero va a haber respuesta.

El Dr. José Siaba Serrate, economista, consultor en economía y finanzas, columnista de Ámbito Financiero, fue nuestro tercer disertante.
Comenzó exponiendo dos premisas importantes: por primera vez desde enero, China en el día de hoy no tuvo ningún muerto por Coronavirus y otro elemento muy importante es que Japón declaró la emergencia nacional por el Coronavirus por un mes.
Los economistas reconocidos internacionalmente se plantean que aún no hay una estrategia de salida de la cuarentena.
Argentina tomó como estrategia la cuarentena de modo temprano, y los especialistas dicen que tomar las medidas de aislamiento es importante. Pese a que la cuarentena en un país tiene un costo económico altísimo. Se cree que la mejor estrategia económica es el endeudamiento, para arreglar el shock actual.
Un país que tiene credibilidad como ser Estados Unidos, puede financiar esta situación, a tazas que rondan el 1%, porque los fondos están.
En Argentina el problema es la coyuntura, qué capacidad financiera tenemos de cubrir estos baches, y de sostener a los empleados que mandamos a sus casas para prevenir.
El problema de la Argentina es que nosotros venimos de recesión desde antes del Coronavirus. Arrancamos tempranamente la cuarentena porque de todas las variables, es la que mejor podemos utilizar.
En Argentina hay un problema adicional, que es la salida de capitales, pero esto es desde antes.
Esto es una caída para todo el mundo, de modo vertical, y no es porque no funcione la economía, pero eso sumado a otros factores lo hace peor. No hay un tema entre salud o economía porque cuando la pandemia se desata, la economía tampoco funciona mejor, el grande desafío hacia adelante es de qué manera conseguir ahora poner a la economía y a la salud empujando en la misma dirección. Esto sería más fácil de hacer, si afuera hubiera una estrategia para copiar, pero no es así.

Lo que es necesario es hacer hincapié en las cosas que ya conocemos, la tecnología que ya tenemos, el saber que ya tenemos y plantarnos ahí.

La economía va a estar expuesta a la necesidad de salir de la cuarentena, pero quizá no tenemos la capacidad de diagnóstico que está pidiendo la OMS, ahí es donde deberíamos enfocarnos, para permitir que la economía tenga decisiones de restricción, que se van a tener que mantener más focalizadas, que podamos saber qué personas están sanas y permitir que trabajen. Estamos muy a contramano con la digitalización, que es algo que va a permitir que la economía no se dañe tanto.

La digitalización es un elemento clave, al igual que el teletrabajo, basarnos en las cosas que si funcionan.

Considera que el abrir la cuarentena por solucionar la economía puede llevarnos a volver a estar en cuarentena (como es el caso de Japón) y que esto sea un perjuicio.
El elemento más importante es que hay que entender que esto es un shock de pobreza fenomenal, y estamos haciendo un esfuerzo, similar a lo de una guerra, ese esfuerzo que se hace, no es para mejorar la economía, sino para mantener la salud.
Este es un shock muy grande en la economía que va a seguir, y que esto va a generar un stop en la generación de dinero, porque hay mucha menos producción y muchas menos transacciones. Hay que prestar atención a cómo será el impacto duradero de esto en el largo plazo. Ver si vamos a salir de esto con default o sin default, ver si piloteamos esta situación y conseguimos una refinanciación de la deuda sin entrar en default y con un periodo de gracia.
Deberíamos buscar con más esfuerzo apoyo internacional, ya sea del fondo o de los distintos organismos unilaterales.
Una vez finalizada la última disertación, se dio espacio para preguntas del público.

Notas relacionadas